Cómo disfrutar de las lluvias de estrellas en verano

julio 25, 2020

Las Delta Acuáridas tendrán su máxima visibilidad entre las noches del 28 al 30 de julio y se esperan hasta 25 meteoros por hora.

Las Perseidas o “Lágrimas de San Lorenzo” podrán observarse en su plenitud entre el 11 y 13 de agosto

 

 

 

En verano siempre se puede disfrutar de asombrosos fenómenos astronómicos como las esperadas lluvias de estrellas. Julio nos sorprendió con el cometa Neowise. Este cuerpo celeste, que no volverá a aparecer hasta dentro de 6.800 años, fue detectado el pasado 27 de marzo por un telescopio de la NASA y ha sido visible desde la Tierra durante el mes de julio. La gran peculiaridad de este cometa es que se puede apreciar a simple vista observando el cielo ya que es muy brillante.

Julio y agosto son los meses favoritos para los aficionados a la astronomía. El verano siempre coincide con 2 de las lluvias de meteoros más populares y fácilmente visibles: las Delta Acuáridas y las Perseidas. Según destaca el Instituto Geográfico Nacional (IGN), se llama meteoro “al fenómeno resultante de la penetración de una partícula de la materia (meteoroide) en la atmósfera a gran velocidad”. La luminosidad que hace observable este fenómeno se produce “por la vaporización de la partícula por colisión con las moléculas del aire”.

 

Las Acuáridas y las Perseidas

Se piensa que los meteoros de las Delta Acuáridad pueden provenir del cometa 96P Machholz, un comenta de corto periodo que orbita alrededor del Sol cada 5 años aproximadamente. Según manifiesta el IGN, “Las lluvias de meteoros suceden cuando nuestro planeta se cruza con el camino orbital de un cometa. Esta órbita está llena de partículas de la cola del cometa, que entran en la atmósfera terrestre a gran velocidad, y se calcina por la fricción con el aire, creando así el resplandor luminoso que conocemos como meteoro o estrella fugaz”. En el caso de las Acuáridas se observan mejor en el hemisferio sur porque su radiante está más alto en el cielo, pero también son visibles en el hemisferio norte con una tasa de actividad algo más baja.

Cada año a principios de agosto nuestro planeta cruza la órbita del cometa 109P/Swift-Tuttle, que tiene un período de 133 años y que pasó cerca del Sol por última vez en 1992. Esta órbita está llena de partículas pequeñas, como granos de arena o menores, que han sido liberadas por el cometa en sus pasos anteriores. Cuando una de estas partículas, que formaron en su día la cola del cometa, entra en la atmósfera terrestre a gran velocidad, la fricción la calienta hasta vaporizarla a gran altura. La correspondiente lluvia de meteoros parece tener un único centro de origen, un punto del que parecen surgir todas las estrellas fugaces. Ese punto se denomina “radiante” y su localización se utiliza para nombrar a la lluvia de estrellas. Así pues, las Perseidas tienen su radiante en la constelación de Perseo. Las Perseidas también reciben el nombre popular de “lágrimas de San Lorenzo” por la proximidad del máximo de la lluvia de meteoros al 10 de agosto, día de la festividad del mártir español del mismo nombre.

 

¿Qué se espera este año 2020?

La lluvia de meteoros de las Acuáridas nos visita todos los años entre el 12 de julio y el 23 de agosto. El 2020 será un mal año para observarlas puesto que su momento de máxima actividad será 2 días después de la luna llena (el plenilunio tendrá lugar el día 27 de julio). El máximo de la lluvia de las Acuáridas se espera para la noches del 29 al 30 de julio, la casi coincidencia del máximo con el plenilunio complicará la observación de los meteoros. En el caso de las Perseidas, aunque no será perfecto, este 2020 será un buen año para poder observarlas. El fenómeno llegará a su máxima cuando la Luna esté en fase menguante. La máxima actividad está prevista para el 12 de agosto entre las 15 y 18 horas (horario peninsular). Por tanto, el mejor momento para observar “las lágrimas de San Lorenzo” será las noches del 11 al 13 de agosto. Como consejo, si se quiere evitar la Luna, es mejor observar la lluvia en la primera parte de la noche, una vez el cielo esté oscuro y antes de la salida de nuestro satélite.

 

Consejos para verlas

Siempre es recomendable cualquier lugar que proporcione un cielo oscuro y buscar un lugar con pocos obstáculos para la vista (edificios, árboles, montañas,…). Se recomienda no usar instrumentos ópticos que limiten el campo de visión para disfrutar del fenómeno de la forma más óptima. Tanto las Acuáridas como las Perseidas se pueden ver en cualquier parte del cielo, siempre conviene dirigir la mirada hacia las zonas más oscuras en la dirección opuesta a la posición de la Luna. Túmbate y, una vez la lista se acostumbre a la oscuridad, disfruta del fenómeno astronómico del verano.

 

Facebook Twitter Email

Escribe un comentario

(*OPINA Y COMENTA SIEMPRE DESDE EL RESPETO. SIN INSULTOS, OFENSAS, DESCALIFICACIONES PERSONALES Y/O INJURIAS. WWW.DIARIODECALVIA.COM SE RESERVA EL DERECHO A NO PUBLICAR COMENTARIOS INAPROPIADOS, CONTRARIOS A LAS LEYES O LESIVOS. )

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *